Alejandro lerner no hace falta que lo digas